Mensaje al congreso nacional extraordinario del partido popular.

Compartir:

Estimados amigos

Quiero agradecer la invitación del Partido Popular, para estar hoy con ustedes y poder compartir algunas ideas y preocupaciones sobre la situación política, la realidad nacional y las razones que nos unen.

Estamos sólo a catorce meses de las próximas elecciones. Cada paso que demos, debe indicarle a la sociedad, que se trata de una visión compartida y una misma voluntad para la transformación del país.

Señoras y señores

Quisiera traer a la memoria de todos, la alianza, respetuosa y constructiva que supimos construir para gobernar en el período 2004-2009.

La decisión política que entonces tomamos fue mucho más que un acuerdo electoral.

Logramos resolver el paradigma de que fuerzas irreconciliables no podían unirse. Iniciamos una nueva etapa, donde el pasado dejó de ser un obstáculo para enfrentar los retos del futuro.

No hubo desconfianza ni incomprensiones. Lo que si hubo fue mucha determinación y voluntad.

Así el hijo de Omar Torrijos, quien les habla, y su partido, junto al doctor Ricardo Arias Calderón y Rubén Arosemena, con su partido, aportamos liderazgo y convicción, para superar ese antagonismo histórico.

Ricardo Arias Calderón, fiel a sus principios, demostró una visión y gran desprendimiento como pocas veces se ve en la política.

Amigos todos

Patria Nueva fue nuestro Plan de Gobierno.

Iniciamos con los cambios a la Constitución del año 2004.

Establecimos políticas sociales con coherencia e institucionalidad; reordenamos las finanzas públicas y logramos una economía sólida y creciente, con suficientes recursos para enfrentar con responsabilidad los problemas de los panameños.

Fue un tiempo para la esperanza de muchos. Fue la Red de Oportunidades, PRODEC, la Operación Milagros, fue alfabetización, fue la reducción de la pobreza y la pobreza extrema, fue la corresponsabilidad de los ciudadanos en la educación y la salud de su familia. Fue la creación de nuevas instituciones capaces de atender las necesidades de nuestra gente.

Fue el reto de salvar a la Caja de Seguro Social.

Fue a decisión de ampliar el Canal. Aún recuerdo el trabajo titánico que realizamos hasta llegar al Referéndum y su aprobación.

De allí, convocamos al país a definir una ruta para la superación de las grandes desigualdades. Eso fue la Concertación Nacional para el Desarrollo.

Visión, proyectos y recursos fueron identificados para superar la pobreza y construir el país con equidad.

En todo ese esfuerzo el Partido Popular entregó talento y capacidad, tal como es su naturaleza, de gente honesta y trabajadora, que quiere a su país.

Señoras y señores

En los años que siguieron, los intereses nacionales, los sustituyeron los intereses mezquinos, el abuso del poder y la corrupción.

Corrupción que hoy no se limita solo a lo gubernamental, sino que se extiende a la sociedad.

Por toda nuestra geografía se escucha el clamor de un pueblo triste, de familias que no ven bueno su presente ni claro su futuro.

Los jóvenes no ven futuro y sus padres no ven el fruto ni el premio a sus esfuerzos y nuestros adultos mayores no sienten la justa retribución a sus años de trabajo por sus familias y su país.

Todos hemos sido testigos de la decadencia, falta de decencia y moral que se ha apoderado de la dirigencia política de Panamá.

En estas circunstancias siempre hay muchos que sufren y unos pocos que se aprovechan y enriquecen.

El descaro y la injusticia han traspasado todos los límites.

Nuestro país y nuestra gente no lo merecen.

Y esto, amigos, nos obliga a actuar nuevamente, a salir a enfrentar la recomposición del país y la corrección del rumbo. Esa es la tarea que tenemos por delante.

Es Panamá que nos convoca. Son las familias panameñas que nos demandan esfuerzo, trabajo, compromiso y patriotismo.

Necesitamos de la unidad en la responsabilidad y la decencia para enderezar los destinos de Panamá.

Necesitamos a todas las fuerzas políticas, sociales, culturales y económicas, con un mismo cauce, un renacer con esperanzas, con cambios reales y con un futuro más acorde con sus esfuerzos.

Panamá nos vuelve a unir.

El 2024 es una cita crucial. A ella acudiremos con la certeza de que allí comenzará una nueva etapa. Con solidaridad y desprendimiento, con transparencia y principios. Con nuevas instituciones y una nueva política que genere confianza y optimismo.

A ustedes mi agradecimiento por esta oportunidad de compartir la visión que nos une.

No me cabe la menor duda de que con el Partido Popular, vamos a recuperar la esperanza de todos.
Vamos con optimismo, con nuestro pueblo y con todas las fuerzas sociales a recuperar a nuestro Panamá.

MUCHAS GRACIAS

Todos los derechos reservados por ©Martin Torrijos