Mensaje a la nación del expresidente Martín Torrijos Espino

Compartir:

Me presento ante ustedes, luego de numerosos análisis sobre la realidad de nuestro país y de muchas reflexiones personales y familiares.

He tomado una decisión que responde a mis convicciones y la responsabilidad que tengo con Panamá. Una decisión que debo compartir con ustedes.

Nuestro Panamá vive una crisis severa que no se puede ocultar.

Las cosas no van bien para la inmensa mayoría de las familias panameñas. Debemos corregir el rumbo y recuperar las esperanzas.

Compatriotas

La incredulidad en el país crece cada día. Y también crece la frustración y la impotencia.

Vivimos una crisis política, social y económica que ha aumentado y develado la desigualdad, la pérdida de valores y la insensibilidad humana.

A pesar de que se han invertido miles de millones, la pobreza y la pobreza extrema son una vergüenza nacional.

Algo estamos haciendo mal.
Solo tiene que ocurrir una enfermedad en la familia, que ya hace milagros para educar a sus hijos y pagar su hipoteca, para que esa familia pase de clase media a pobre

La violencia se extiende en nuestras calles. Ya no hay diferencia entre el interior y las ciudades.

Ocurren crímenes atroces, las personas temen, se encierran y viven intimidados. Las mujeres sufren violencia y temor dentro de sus hogares.

El crimen organizado, el narcotráfico avanzan y desafían a las autoridades.

La corrupción permea no solo al gobierno sino a una gran parte de nuestra sociedad.

El desprestigio de la Asamblea y la conducta de algunos diputados han degradado la razón de su existencia.

Juegan con las reglas y con las leyes para imponer candidaturas y limitar la participación; y usan el clientelismo para ganar elecciones.

Es la política al servicio del dinero.

El modelo está agotado y si no hacemos algo será más de lo mismo.

Hemos fallado como sociedad y en algún grado, también los torrijistas hemos fallado.

Copartidarios del PRD

En este deterioro que vivimos, nuestro partido, el PRD -y me duele mucho decirlo- también ha sido sometido a estas prácticas antidemocráticas.

Reitero que en mi partido se ha producido un asalto y un secuestro.

El PRD actual parece tener dueños, que actúan guiados por su conveniencia y sus negociados y no por el ideario torrijista.

Hoy día en el PRD se ignoran las bases. Las primarias son una burla, reservan áreas electorales para ellos mismos. Y hasta se inventan liderazgos.

En el nombre de Torrijos se implanta el antitorrijismo.
La membresía del partido lo sabe, el país lo sabe.
Existe la impresión de que a la dirigencia del PRD le da igual estar en gobierno o en oposición.

Ese grupo que hoy domina no está a la altura de las circunstancias, ni de los copartidarios decentes, que son la mayoría.

Esa poderosa minoría enquistada en la dirección del PRD son unos apostadores profesionales.

Disponen a su antojo de los recursos del estado y en la campaña son los que manejarán los fondos y aprobarán las alianzas.

Son quienes han traicionado el ideario de Torrijos

Ellos no son el PRD de Omar.

Solo han dejado el retrato de Torrijos, sin los principios y la dignidad que Omar Torrijos le dejó al partido.

Amigas y amigos

Por todo eso hay que construir un proyecto de país donde todos los panameños podamos sentirnos reflejados.

Tengo la convicción de que esto lo podemos cambiar.
No estamos condenados a aceptar un país sin futuro y sin esperanzas.
Para salir de esta crisis se requiere de un consenso nacional, ponernos de acuerdo.
Hay que construir nuevas reglas de convivencia.

Esa necesidad es la que me obliga a actuar ahora, sin sectarismos ni cálculos de ningún tipo.

No digo que será fácil, pero estoy seguro que podemos lograrlo.
Renovar la política.
Luchar por la democracia y la decencia.

Como expresidente de la República, tengo la experiencia y la voluntad para enfrentar los problemas: de la falta de empleo, de la Caja del Seguro Social, del deficiente sistema de salud, de la desigual educación, de la necesidad de combatir la corrupción. Esos son nuestros enemigos.

Vamos a cambiar esta realidad en unidad nacional para restaurar la moral y la decencia.

Vamos a reconstruir con desprendimiento y creatividad el país donde lo político equivale a lo humano.

Ello implicará concertar acciones de gobierno y la sociedad, sobre las bases del pluralismo, las coincidencias.
Ese será nuestro nuevo Pacto Social.

Conciudadanos

Hoy quiero compartir mi decisión: Me propongo ser candidato presidencial en las elecciones de mayo de 2024.

No me quedaré al margen.

Panamá está en crisis y todos tenemos que contribuir a su solución.

Debemos rescatar a Panamá y después al PRD.

Nunca voy a renunciar a mi condición de torrijista

Que quede muy claro: Mi candidatura no será dentro del PRD.

Es que me propongo construir una candidatura abierta, pluralista, de convergencias y patriótica.

En los próximos meses recorreré el país para encontrar a quienes compartan esta visión y juntos presentaremos una opción que ilusione y enorgullezca a la mayoría de los panameños.

Muchas Gracias

Todos los derechos reservados por ©Martin Torrijos