Discurso de candidatura presidencial congreso nacional extraordinario partido popular

Compartir:

Panameñas y panameños.

Hace cuatro meses y nueve días anuncié mi aspiración a la Presidencia. 

Algunos en, tono de burla, decían que nuestra candidatura era un Picanto, que no había tiempo ni estructura, que era imposible ganar. 

Ignoran que la mística y el entusiasmo son más poderosas que las prebendas y el clientelismo.

Que no es el tamaño… es la razón y son las ganas.

Es el ejemplo que nos da nuestra selección. 

A pesar de quienes decían que no había manera de llegar a la final de la Copa de Oro.

¡¡Si se pudo!!  Ya estamos en la Final. 

Éxitos muchachos, Panamá está con ustedes. 

…Y regresando a nuestro Picanto, les comparto que hemos avanzado mucho, se siente el entusiasmo, la ilusión, se sienten las ganas de ganar y vamos a ganar.

¡Juntos vamos a rescatar Panamá!   

A Vivian, a Daniela, Martín y Nicolás y a toda mi familia, por su apoyo y su amor, gracias. Gracias por acompañarme siempre.

Al Partido Popular, le agradezco este honor.  A todos sus miembros. A la dirigencia nacional.  Y especialmente a los delegados del Congreso, por su confianza en mi Candidatura a la Presidencia de la República.

En el 2004 lo hicimos juntos. 

Hoy quiero recordar al Dr. Ricardo Arias Calderón. Un panameño excepcional, de profundas convicciones democráticas y con quien Panamá está en deuda.

En ese momento de nuestra historia decidimos que las diferencias del pasado no podían impedir que enfrentáramos unidos los grandes problemas que vivíamos.

Hoy está en juego el presente y el futuro de la patria.

Peligra nuestra propia convivencia y paz social.

Este es el reto que nos convoca: Recuperar el país, devolverle la esperanza y la decencia 

 ¡Y no va a ser fácil!

Demasiadas instituciones están contaminadas, son demasiados años de vicios y egoísmos.

Enfrentaremos la indolencia de los gobernantes, de algunos diputados y de las cúpulas políticas que han hecho del robo una forma de vida y de sus cargos, un escudo de impunidad.

A ellos no les importa la frustración de los jóvenes que no encuentran trabajo o no pueden por falta de recursos continuar sus estudios

Ni el sacrificio de miles de panameños que amanecen haciendo colas y que no consiguen citas ni medicinas que en las farmacias son incomprables.

Ni les importa el temor con el que viven tantas mujeres violentadas en sus barrios y en sus hogares.

Ellas se educan con mucho sacrificio y no logran tener las mismas oportunidades que los hombres.

Poco les importa el sufrimiento de las familias que trabajan duro y apenas sobreviven.  

Padres que, por una enfermedad en su familia, tienen que decidir entre pagar la medicina, la hipoteca o la escuela. 

Ellos son indiferentes ante los reclamos de falta de agua de muchas comunidades en todo el país.

No entienden que son panameños que tienen derecho a vivir con dignidad.

El colmo fue que ni la desgracia, ni el sufrimiento de los panameños impidió que durante la pandemia algunos se dedicarán a rebuscarse.

¡Esto no puede continuar así!   ¡Esto tiene que cambiar!

¡Y lo vamos a cambiar!

Señoras y señores:

Créanme.

Vamos a acabar con el clientelismo y la corrupción que destruye la sociedad.

No regreso para dejar que el país siga cómo está.

Panamá no es el negocio de nadie.

¡Se acabó la rapiña!

Habrá nuevas reglas para todos donde ¡el que la hace la paga!

No habrá espacio para los intocables que se mueven de gobierno en gobierno.

Gobernaremos con los mejores.

Conformaré un gabinete paritario.

Tendremos un equipo de gobierno capaz, honrado y comprometido con Panamá, sin mirar su afiliación política…

¡Será un gobierno de justicia social y de participación ciudadana! 

¡El próximo 5 de mayo, en solo 293 días, comenzarán los cambios que requiere Panamá! 

Amigas y amigos:

Haremos las transformaciones que se necesitan pero que nadie se ha atrevido a hacer.  Lo hicimos una vez y lo volveremos a hacer.

¡Vamos a ponernos de acuerdo!

¡Vamos a hacer un gobierno de unidad nacional! 

¡Vamos a sentir nuevamente el orgullo de ser panameños!  

Vamos a retomar el camino del progreso y la esperanza. Donde la educación y la salud son claves para resolver las injustas desigualdades que enfrentamos.

Son retos impostergables, son tareas urgentes.

Formar y capacitar a los docentes, utilizar nuevas tecnologías en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Diseñar un nuevo modelo de formación técnica, dual, de la mano de trabajadores y empresarios, que preparará a nuestros jóvenes para los empleos de estos tiempos.

Salud igual para todos dejará de ser una aspiración, será una realidad, con énfasis en la prevención y la atención primaria.

Con horarios extendidos en centros de salud y policlínicas en todo el país, se garantizará la atención oportuna y humana.

La Agencia Nacional de Medicamentos terminará con la escasez y el abuso de precios.

Finalmente, un nuevo oncológico en la ciudad de Panamá y otro en el interior mejorará la atención a los pacientes.

Y sí, amigos, nos toca otra vez salvar la Caja del Seguro Social, por la irresponsabilidad de los tres últimos gobiernos. ¡Y nosotros lo vamos a hacer!

El Instituto Público del Agua planificará y garantizará que llegue el agua a las casas, que el Canal opere a capacidad y que nuestros agricultores tengan agua para producir.

Crearemos nuevos polos de desarrollo que te brinden oportunidad de trabajar cerca de donde vives sin tener que migrar a la capital, con incentivos para que las empresas se establezcan en otras regiones del país y así mejorar tu calidad de vida.

El aparato estatal tiene que desconcentrarse para ser eficiente y accesible.

Ahora… permítanme decirles que se ha desatado una guerra de promesas: ya el tren va por Costa Rica, el metro parece una telaraña de líneas, las carreteras habrá que construirlas una encima de la otra, ya prometen más escuelas que estudiantes y más puentes que ríos.

 En ese concurso de mentiras yo no voy a participar.

 Panameñas y panameños:

 Nuestra candidatura no es solo una opción electoral del Partido Popular, es mucho más que eso. 

 Es un movimiento abierto, amplio; es una alianza social de compatriotas de todos los sectores, de jóvenes y mujeres, trabajadores y empresarios, de campesinos e indígenas, de independientes y miembros de otros partidos políticos.

 Esto incluye a los torrijistas dentro y fuera del PRD que, a pesar de las amenazas de expulsión y las destituciones, son parte de este movimiento. 

 Por ello, requerimos de una identidad para poder organizarnos y que los ciudadanos pasen de la simpatía al activismo.

 Que seamos parte de una alianza social dispuesta a luchar por construir el Panamá que todos queremos.

 Les propongo que desde hoy construyamos el Movimiento Panamá Posible.

 Panamá Posible significa el compromiso que tenemos con nuestra patria y los panameños.

 Compatriotas:

Es un honor y un privilegio muy grande volver a aspirar a la presidencia de la república.

 Pero no se trata solo de mí.  ¡No soy yo, somos todos!

Entendamos: Que en esta elección está en juego el país.

En esta elección nos las jugamos todos.

Será el Panamá Posible que surge con fe y optimismo.

 Será la victoria de la decencia y la esperanza.

 Será la victoria de la dignidad!

 Por eso tenemos que ganar!

 Por eso vamos a Ganar!

 A triunfar el próximo 5 de mayo!

 ¡Viva el Partido Popular! ¡Viva Panamá!

 MUCHAS GRACIAS

Todos los derechos reservados por ©Martin Torrijos